El misterio de los 9.000 colchones abandonados en Torrevieja

Cada día de verano aparecieron en las calles de Torrevieja unos 100 colchones abandonados, sin que el ayuntamiento de esta localidad alicantina encuentre explicación a un fenómeno que le ha costado según sus propias cuentas más de 160.000 euros extra en limpieza.

Según el consistorio, entre julio, agosto y septiembre se lanzaron sin control un total de 9.081 colchones, generalmente cerca de contenedores. «El servicio de limpieza viaria se ha visto desbordado por la gran cantidad de vertidos incontrolados que se han producido», reconoce la concejala de Aseo Urbano del municipio, Carmen Gómez Candel.

La regidora explica que han tratado de averiguar el origen de la situación y que han preguntado en varios establecimientos pero «no ha habido un aumento significativo de las ventas de colchones respecto a otros años».

Además, recuerda la edila, cuando un particular compra un colchón, «el comercio que le suministra el nuevo retira el viejo y está obligado a llevarlo a un vertedero autorizado». Por eso se descartado inicialmente que la multitudinaria aparición de colchones esté provocada por dicho motivo pero no pasa lo mismo con las compras por internet, que pueden ser una de las causas.

Casi doscientos mil euros

La cifra de colchones en las calles supera en mucho la de otros años y la factura asciende ya a 163.458 euros extras. «El coste de reoger cada colchón es de 18 euros, que hemos pagado entre todos los ciudadanos y es algo que no tenía por qué ser así», lamenta la regidora. Torrevieja tiene casi 85.000 vecinos empadronados, aunque la realidad es que son muchos más los que viven en esta ciudad costera, que en verano puede alcanzar los 400.000 habitantes.

El caso de los colchones es el más llamativo, pero desde el ayuntamiento han constatado un aumento general del vertido residuos. En los nueve primeros meses del año se han retirado ya 716.660 kilogramos de basura, lo que supone 200.000 kilos más que en todo el 2018.

Denuncias anónimas

Para tratar de frenar la moda de los colchones abandonados, desde el consistorio se ha animado a los vecinos a denunciar a quien vean haciéndolo. «No podemos tener a un policía en cada calle», afirma Gómez Candel. La concejala recuerda que existe una dirección de correo electrónico en la que se puede señalar al culpable «garantizando en todo momento el anonimato de quienes lo comuniquen». Eso sí, se deberán aportar videos o fotografías del momento en el que los enseres son abandonados.

Durante estos meses ya ha habido multas de 750 euros, incluida una a una empresa que se dedicaba supuestamente a recoger colchones y a llevarlos al punto limpio y que dejándolos en la calle se ahorraba los 18 euros de cada uno.

Existe además un servicio gratuito puerta a puerta del consistorio de recogida de enseres que se debe activar con una llamada previa.

La nueva contrata

La denuncia por parte del consistorio llega justo cuando se está elaborando el pliego para el nuevo contrato de recogida de basuras y enseres después de que el Tribunal Central de Recursos Contractuales suspendiera hace unos meses el anterior.

La idea del ayuntamiento, que ahora gobierna el PP tras una legislatura de coalición de izquierdas, es que el nuevo acuerdo sea por 10 o 12 años, lo que puede elevar el importe total más allá de los 170 millones de euros, puesto que el canon que se estableció en el pliego anulado era de 16,7 millones anuales por cada uno de los cuatro años de servicio.

Noticia tomada del portal web: https://www.elperiodico.com/

Post a Comment